TURISMO RESPONSABLE: INTERACUTAR CON FAUNA

slow travel, Turismo Responsable

El de a continuación, es un post que escribí en 2015 en mi primer blog. Me gustó mucho escribir esta entrada y, como creo que es un tema que siempre tiene que ser de actualidad, he querido que estuviera también en mi nuevo blog.

Cuando de pequeña iba al Zoo y veía a la maravillosa orca Ulises, no dejaba de sentir fascinación y cierta envidia por los entrenadores, los cuales tenían, des de mi punto de vista en aquel momento, la gran suerte de estar en contacto con ese gran animal. Por suerte, a mi generación, o al menos a mí misma, la película “Liberad a Willy” abrió un resquicio que nos permitió reflexionar sobre algo, para nosotros, tan normal.

Orca Ulises en el Zoo de Barcelona. Fuente: http://www.zoobarcelona.cat/en/ulisses

Años más tarde, un día durante las prácticas del carné de coche, mi profesora me empezó a hablar de su hija y su estupendo viaje a México. Me dijo que tenía una foto preciosa de “un delfín besando a mi hija”. Su orgullo era tal, que decidió mostrarme la fotografía de 20×30.

Me sorprendió lo fascinada que estaba la mujer con esa foto, hasta me pareció que describía la situación como un momento maravilloso y espontáneo, y que su hija había vivido algo “único y excepcional”.

A mi esa fotografía me pareció más bien absurda. También me sugirió cierto desprecio, pero no me atreví a decirlo en voz alta.

Está claro que somos muchos los amantes de la naturaleza y, personalmente creo que, como mi pequeña “yo”, muchas personas sienten que interactuando con los animales verán saciada su pasión por ellos. Desafortunadamente, es difícil deshacerse de esta idea cuando hemos nacido en una sociedad que durante muchos años ha permitido e impulsado cierto tipo de actos, permitiendo que muchos crezcamos con ello y lo asimilemos como algo normal.

Pero afortundamente, el ser humano retiene la capacidad de aprender hasta el final de su vida. Hay que sacar partido de esa maravillosa ventaja y cambiar el chip. Antes de realizar cualquier actividad deberíamos informarnos y, sino, prevenir. No participar en según que actos o interacciones con animales no debería suponer una decepción, sino más bien una victoria personal por el hecho de haber sido conscientes de un grave problema y no haber sido participe de ello. El rechazo es una de las armas más fuertes para luchar contra los espectáculos y el maltrato animal.

No digo esto con el objetivo de condenar. Yo soy la primera que comete errores. Todos somos humanos, y en consecuencia, nos equivocamos. Pero como he dicho, tenemos la capacidad de aprender y también la capacidad de rectificar para ocasiones futuras.

“Cuando los camellos llevan el bozal cubierto de tela, es un indicativo de que se trata de un animal que escupe y/o muerde, lo que indica que considera que debe defenderse ante las personas por malas experiencias que puede haber tenido.” (FAADA, Turismo Responsable)

Con el objetivo de ayudarnos en ese proceso, hay muchas fundaciones y otros tipos de organizaciones que nos proporcionan valiosa información. Una de las más interesantes y sobretodo útil nos la proporciona la Fundación FAADA a través de su campaña de turismo responsable.

En esta campaña, entre otras cosas, han elaborado un mapa de turismo responsable que encontraréis entrando en su web. Seleccionando continente y país, encontraréis información sobre diferentes malas prácticas que se dan de manera habitual en dicho territorio.

http://turismo-responsable.com

Por ejemplo, vayamos a Asia y de allí, a Tailandia, uno de los principales receptores de turismo internacional del continente asiático y en el que los recursos naturales juegan un papel fundamental en la atracción de turistas y viajeros de toda clase y condición. En Tailandia, las principales problemáticas que FAADA destaca son diez, entre ellas: los falsos santuarios, el Tiger Temple y los campamentos de elefantes. A través de enlaces a otras secciones de su misma web, nos proporcionan información más concreta y, al final del documento, nos da una lista de centros de rescate y proyectos recomendados.

“La finalidad de este adiestramiento (el Panjaa) es la de “romper el alma” de los animales para que se conviertan en seres sumisos y totalmente incapaces de desobedecer a las órdenes de los humanos. (…) Cuanto más se intenta rebelar el animal más golpes recibe. Estos animales nunca serán capaces de olvidar lo que han vivido y después del pajaan siempre tendrán miedo a los hombres y por miedo harán lo que estos les pidan.” (FAADA, Turismo Responsable)

Por mi parte, he echado un vistazo a países en los que he estado o que me gustaría visitar próximamente. Creo que no nos podemos llegar a imaginar la de abusos que se llevan a cabo en nombre de “el amor por la naturaleza”. Os recomiendo a todos que echéis un vistazo y a ver qué os parece.

Un comentario en “TURISMO RESPONSABLE: INTERACUTAR CON FAUNA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s